Ventajas del embarazo en verano

Disfrutar del verano no está negado a ninguna mamá gestante. ¡Al contrario! Lo único que deben tener en cuenta son algunas recomendaciones para aprovechar los días de sol con la tranquilidad de saber que ella y el bebé están totalmente seguros.

Comer frutas y verduras, tomar mucha agua, protegerse del sol y hacer ejercicios moderados son algunas de las sugerencias que ayudarán a las mujeres embarazadas a vivir de mejor manera el verano.

Empezando por el sol

Hay que saber que tomar sol durante la gestación puede provocar bajadas de presión y existe riesgo de vasodilatación –y con ello, el de la aparición de várices–. Por eso, lo que se recomienda es evitar una exposición excesiva a los rayos solares. Lo ideal es tomar sol durante las horas de menos calor, de preferencia bajo sombra y usando las cremas de protección adecuadas, especialmente en el rostro y el vientre.

Embarazada en verano

Además, las embarazadas tienden a deshidratarse más rápido, por lo que deben ingerir gran cantidad de agua u otros líquidos, especialmente mientras se encuentren en la playa.

Otro factor fundamental es el hecho de que la pigmentación de la mujer embarazada se incrementa. Entonces, para evitar las temibles manchas, un bloqueador con un alto grado de protección solar es más que imprescindible.

El calor

Además de las bajadas de presión, las elevadas temperaturas son las responsables de muchos trastornos propios del verano y pueden agudizarse en el caso de las embarazadas. De por sí, ellas son proclives a los sofocos, especialmente cuando la gestación está muy avanzada, y éstos se caracterizan por una repentina dificultad para respirar, cuadro que puede venir acompañado con una subida de presión. Es recomendable entonces que siempre permanezcan en lugares muy bien ventilados y que si sienten mucho calor, respiren lenta y profundamente.

Otra molestia provocada por el excesivo calor es la pesadez en las piernas, que se hace más evidente aún en los últimos meses de gestación o en las embarazadas con sobrepeso. Para evitar los tobillos y pies hinchados, es aconsejable descansar con las piernas en alto, hacer ejercicios de rotación y darse masajes bajo un chorro de agua fría.

¡Al agua!

Nada más refrescante que un buen chapuzón. Sin embargo, antes de darse un baño, las gestantes deben tener en cuenta que el agua –ya sea de la piscina, laguna o el mar– esté limpia. Además, para que la humedad no favorezca la proliferación de gérmenes y hongos, se debe cambiar de ropa de baño al salir del agua.

De otro lado, es bien sabido que la natación es un deporte adecuado para las embarazadas; sin embargo, tienen que hacer ese –u otro– ejercicio con moderación. Es más, durante el último mes es preferible evitar la natación, pues el tapón mucoso, que actúa de eventual barrera protectora ante el paso de gérmenes, puede haberse perdido.

¿Vamos de viaje?

Si se está planeando salir de vacaciones o viajar buscando playas alejadas, hay que tener en cuenta que durante el primer trimestre no conviene hacer periplos demasiado largos. Tampoco durante el último mes. En todo el resto de la etapa de gestación no hay problema con planificar un viaje, aunque sin ir a un sitio demasiado aislado o participar en un tour en el que todo esté tan programado que no haya suficiente tiempo para el descanso. Si se va a viajar en carro, hay que parar cada dos horas para que la embarazada camine y estire las piernas.

La alimentación

Es común que en el verano se presenten cuadros de infección estomacal por el consumo de alimentos en mal estado. Así, las embarazadas deben tener especial cuidado con los alimentos que comen. Además, deben priorizar el consumo de fibras para evitar el estreñimiento, así como de frutas, verduras y hortalizas frescas y bien lavadas que aporten vitaminas y minerales. Tampoco hay que olvidar el consumir buenas cantidades deproductos lácteos, especialmente el yogur, y por qué no, darse el gusto con un cremoso helado de vez en cuando. Salvo productos empaquetados de calidad, lo mejor es que la futura mamá, cada vez que vaya a la playa, lleve sus propios alimentos y bebidas en un envase que los mantenga limpios y bien fríos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *