¿Qué hacer cuando mi hijo está deprimido?

No espere lágrimas sin parar o una carita larga constante. La depresión en los niños tiene manifestaciones silenciosas que muchas veces pueden pasar desapercibidas o hasta confundirse con síntomas de problemas pasajeros y superables.

La niñez se caracteriza por ser ese período de felicidad y despreocupación plena que sólo se vive cuando uno es pequeño. A pesar de eso, una depresión no es inusual, sobre todo en la etapa escolar. Lo importante es estar atento a los síntomas, manifestaciones o rasgos que puedan hacer pensar en un cuadro de esta naturaleza y que pueden revelarse a través de las actitudes y de las palabras.

deprimido

No estamos hablando de un estado anímico pasajero. Hay dos tipos de depresión: la depresión endógena y la exógena. La primera se distingue por desequilibrios en los niveles químicos del cerebro, y se da con mayor frecuencia cuando hay un historial de depresiones clínicas en la familia. Ésta debe de ser controlada a través de terapia y con medicina, que en ciertos casos será recetada de por vida.

De otro lado, la depresión exógena se da por causas externas (problemas en casa, la muerte de un ser querido) que pueden afectar seriamente el estado de ánimo del niño, aunque no suele necesitar de medicamentos para controlarla, pues se espera que lo que causa dolor pase con el tiempo. Sin embargo, este tipo de depresión a veces es difícil de detectar a tiempo, y cuando no se hace puede convertirse en un problema grave. La psicóloga Lucy Castro explica los motivos que pueden desatar una depresión exógena en los niños, cómo se manifiesta esta enfermedad y qué se puede hacer para curarla.

Por qué se produce

Para definir si un niño sufre o no de depresión hay que tener una visión completa de su vida y de cómo la vive: su educación, su relación con los padres, su realidad socioeconómica y cultural, su alimentación, cómo se lo estimula, cuánto se lo presiona, cuánto se le exige y cómo son las relaciones que mantiene con otros grupos. “Los llamados cuadros de depresión son reacciones a alguna situación como las ya mencionadas, que son limitantes para el niño, pero que no surgen propiamente del chico sino que vienen de su entorno”, explica la doctora Castro. Por lo tanto, una presión excesiva en la escuela, una mala relación con el padre o la madre o algo tan simple como un compañero de aula que cause disturbios, pueden generar depresión en los niños. No olvidemos que a partir de los siete u ocho años el niño está en pleno ejercicio de sus facultades sociales y de vinculación con su medio ambiente social y familiar, lo cual también lo hace más susceptible a él.

Para la doctora Castro, el vínculo establecido entre los padres y el chico es esencial para evitar la depresión. “Lo que realmente marca es el vínculo afectivo, cómo se establece, cuál es el ejemplo que él absorbe en su casa, más allá de lo que se le diga que se espera de él”, opina la psicóloga.

Cómo se manifiesta

Si sospecha que su hijo está sufriendo de depresión, es conveniente tener en cuenta ciertos indicios propios de esta enfermedad. Todas las depresiones –exógena y endógena– en niños o adultos tienen como síntoma sentimientos intensos de tristeza, desesperación y baja autoestima, acompañados por un aumento o disminución del apetito o de horas de sueño, entre otras.

En cuanto a la depresión clínica o endógena, que puede requerir medicación, es exteriorizada por los niños de manera diferente a la de los adultos. Los signos de una depresión clínica que están frecuentemente presentes en niños –mas no en adultos– son una conducta descuidada, aburrimiento, mal comportamiento en general y un pobre rendimiento escolar. “Una de las características más interesantes de los niños es su transparencia y su espontaneidad”, manifiesta la psicóloga Castro. “Por tanto, ellos siempre van a dar indicios de que están fuera de orden.

Básicamente, el niño con depresión señala que no tiene interés en el exterior y se encierra en sí mismo, dentro de su mundo”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *