Mitos falsos o verdaderos del embarazo

Posiblemente sea el embarazo la etapa en la que la mujer toma mayor atención a los mitos o ideas preconcebidas sobre este momento de la vida. La identificación con estas creencias se da de manera inconsciente y responde a un modelo de actitud que proviene del entorno familiar.

Mitos embarazo

Son muchos los mitos referidos a las embarazadas, como el que dice que si no se satisface un antojo, el recién nacido permanece por meses con la boca abierta, o que cuando se siente ardor en el estómago es porque el niño va a nacer con mucho cabello… Y la lista continúa.

Consultando con el ginecoobstetra, se analizó una a una las creencias y mitos más conocidos con relación al embarazo a fin de desmentir o confirmar estas creencias:

  • Cada hijo descalcifica a la madre:
    Falso, o no necesariamente verdadero. Si una mujer embarazada tiene sus niveles de calcio óptimos, no tendría por qué sufrir una descalcificación durante los nueve meses. Para evitarlo, su médico, tomando las precauciones debidas, le debe haber prescrito cápsulas prenatales de este mineral y una dieta adecuada en base a leche y queso.
  • Si la barriga crece en punta va a ser hombre, y si crece a lo ancho, mujer:
    Falso. Es un mito que sostienen las parteras desde mucho tiempo atrás. En la mayoría de los casos, quienes llevan barriga en punta son las mujeres delgadas, mientras que en las gorditas, la barriga parece más ancha.
  • El embarazo es causante de ardor en el estómago:
    No siempre.Esta molestia ocurre en las personas que han tenido o tienen gastritis o padecen de continua acidez, toda vez que el flujo de los jugos gástricos es más lento y al mantenerse éstos por más tiempo en el estómago, llegan a producir regurgitación hacia el esófago y, por consiguiente, ardor.
  • Se debe comer por dos:
    Falso. Si se come por dos se va a sobrepasar el límite de kilogramos permitidos durante el embarazo, que es entre diez y quince kilos adicionales. Un sobrepeso puede acarrear, entre otras muchas complicaciones, preeclampsia, diabetes gestacional, dificultades en el parto, cesáreas, aumento de infecciones por tejido adiposo en la herida de la operación.
  • No se puede hacer ejercicios:
    Falso. La gestación no es una enfermedad, es algo fisiológico y, por tanto, hay que caminar, ir al gimnasio y hacer la rutina diaria, sin exageraciones, desde luego.
  • Evitar las relaciones sexuales:
    Falso, salvo contadas excepciones. Si la pareja se siente cómoda, no hay por qué dejar de mantener relaciones sexuales. Hay que cerciorarse –y eso lo indicará el médico– de que la placenta es- té bien localizada, porque con una placenta baja sí se corre un poco de riesgo.
  • Es malo que el médico realice el tacto:
    Falso. En primer lugar, el feto no se halla en la vagina ni en el cuello del útero, está dentro de éste, es decir, localizado en una parte más alta. Eso quiere decir que si hay un aborto espontáneo en los primeros meses es debido a otras causas de tipo inmunológico, infeccioso, o porque el útero está abierto, mas no por el hecho de que el doctor haya realizado tacto.
  • Impensable viajar estando embarazada:
    Falso. La razón por la que las aerolíneas prohíben que las mujeres que tienen más de siete meses de embarazo viajen, es porque a partir de este tiempo el parto se puede presentar en cualquier momento. La altura no tiene nada que ver.
  • Si no satisface un antojo, se va asentir molesta:
    Falso. Esto es más un asunto de orden psicológico. Definitivamenteno es que antojo signifique embarazo, o que un embarazo produzca antojo; más bien es una manera de hacerse engreír. En el caso de los hombres, que algunas veces señalan tener antojos cuando su pareja está embarazada, se debería a que se sienten celosos del niño que vendrá porque les va a quitar un espacio, y una de las manifestaciones inconscientes es sentirse antojado de algo.
  • No usar tacos porque afecta al bebé:
    Falso. No hay ninguna razón científica para dejar de usar zapatos con taco. La única razón se encontraría en que la futura mamá se puede caer, pero como el bebé está bien protegido dentro del útero, con la bolsa de agua que lo rodea, no hay problema. Desde luego, embarazada o no, siempre es mejor no caerse.
  • No pasar por un detector de metales:
    Falso. Sí se puede pasar por el detector de metales, porque la radiación es tan mínima que no hace ningún daño.

Con algo de verdad

  • No tenga cólera porque se la pasa al bebé:
    En cierto modo encierra algo de verdad. Ya es sabido que todos los sistemas del cuerpo humano están íntimamente conectados al cerebro desde el punto de vista nervioso, y es así que la gastritis, porejemplo, es un mal agudizado en estos tiempos por el estrés. El útero, en momentos de irritabilidad y cólera se contrae y entonces podría desencadenarse un parto prematuro o una tendencia al aborto, inclusive una hemorragia.
  • Es contraproducente teñirse el cabello:
    Relativo. Siempre y cuando no se tiña con colores oscuros –caobas, negros y castaños oscuros– porque éstos tienen acetato de plomo, que sí puede producir malformaciones en los tres primeros meses. Si se opta por los rubios, las decoloraciones, pequeñas iluminaciones claras, no hay problema. Mejor si se usan tintes naturales.
  • No pintar al óleo:
    Verdadero. El óleo tiene solventes que expiden olores muy fuertes y que las embarazadas no deben inhalar porque es muy peligroso.
  • Evitar las duchas vaginales:
    Verdadero. El embarazo es un período en el cual el flujo vaginal aumenta. Hay mucha más circulación, pues todo crece: el útero, las venas, los vasos, etcétera; en consecuencia, hay más irrigación hacia la zona del cuello del útero y la vagina, produciéndose mayor flujo vaginal, que a veces se trata de “combatir” con duchas vaginales. Estas duchas no son de ninguna manera aconsejables.
  • Cada hijo cuesta un diente:
    Relativo. Si la embarazada no ha tenido asistencia odontológica durante buen tiempo, probablemente en esta etapa pueda acelerarse algún proceso de caries que ya había empezado. En todo caso, el médico tratante deberá aconsejar una visita al dentista, porque el chequeo es de rigor.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *