Héroes de Ayer y de Hoy

Dotados de superpoderes y luchadores por el bien y la justicia, los héroes modernos son compañeros inseparables de nuestros hijos, quienes, al igual que padres y abuelos, disfrutan y sueñan con sus aventuras.

pachacutec

Puede que no nos hayamos dado cuenta, pero desde que el mundo es mundo, el hombre necesita de seres especiales que de alguna manera completen sus carencias y debilidades. El origen de los héroes, definidos académicamente como aquellas personas que han realizado una acción que requería de mucho valor, se remonta a los inicios de la civilización. Elemento común a todas las culturas del mundo antiguo es la presencia de estos personajes, muchas veces envueltos de un aura religiosa; desde el Thor escandinavo hasta el Pachacútec incaico, los pueblos imaginaban o exageraban las hazañas de determinadas personas hasta elevarlas a un grado sobrenatural. Pero fueron los griegos quienes delimitaron con precisión el carácter de estos personajes. En la mitología griega, el héroe es hijo de un dios o una diosa con un mortal, el ser común y corriente pero dotado de poderes sobrenaturales. El ejemplo más popular es el de Hércules (Heracles para los griegos), quien es fruto del amor entre Zeus, el dios de dioses, y la terrenal Alcmena. Dueño de una fuerza descomunal, Hércules cumplió no solamente con sus legendarios doce trabajos sino que, incluso el día de hoy, es sinónimo de fuerza y valentía.

La lista de nombres es larga, pero podemos mencionar, por ejemplo, al Cid Campeador de la historia española, a Arturo y los Caballeros de la Tabla Redonda e incluso, la leyenda del Zorro, nacida en California, como muestra de la necesidad, a lo largo del tiempo, de seres que guardando características comunes con nosotros, pueden realizar grandes hazañas empleando dotes especiales con las que fueron provistos.

Sin embargo, serían los medios de comunicación masiva los que, prácticamente, transformarían a los héroes en seres de carne y hueso. Todos recordamos al tierno “Yellow Kid” como el primer personaje en la historia de las tiras cómicas, pero de allí le seguirían Supermán, Batman, el Llanero Solitario, el Capitán América y muchos más cuyas sagas y aventuras seguían nuestros abuelos con especial interés. Es interesante destacar la forma como parece que el tiempo se hubiera detenido, pues un griego de tiempos de Herodoto disfrutaba tanto como nuestros hijos de inicios del siglo XXI con las correrías de sus héroes.

Actualmente, las pantallas de televisión están pobladas de seres como “Pokemon”, “Digimon”, “Las chicas superpoderosas”, “Sakura Card Captor” y mil nombres más que, en el fondo, siguen recogiendo esa necesidad humana de poder hacer, a través de un tercero, grandes hazañas.

Pero los creadores de nuestro tiempo han encontrado que los antihéroes tienen también mucha acogida. Es decir, en vez de personajes altos y musculosos que luchan por el bien, escogen tipos esmirriados o “perdedores” para estas tareas. Podemos mencionar a “Soy la comadreja”, un animal chiquito e insignificante que siempre triunfa, o al pobre de “Johnny Bravo”, quien pese a ser alto, fortachón, rubio y bonito, nunca consigue a la chica. Pero nuestros días se caracterizan, además, por el carácter efímero de los héroes. Por ejemplo, la saga de la Guerra de las Galaxias, poblada de héroes en cantidad, fue rápidamente desplazada por Tom Cruise en “Misión Imposible”.

Como vemos, héroes van y vienen, algunos se reciclan y otros pasan al olvido. Sin embargo, lo importante es que ellos juegan un papel muy importante en la imaginación de nuestros hijos y es nuestro deber tomar parte de sus juegos. No debemos preocuparnos tanto por los contenidos de los mismos, pues casi siempre repiten la eterna lucha entre el bien y el mal (aunque en algunos casos los escritores pergeñan antihéroes muy polémicos como los personajes de “South Park”). No debemos olvidar que el primer héroe de todo niño es su propio padre o madre, y si hay alguien que siempre triunfa, es justamente aquel ser alrededor del cual los pequeños organizan su mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *