¿Cómo fortalecer la conexión con los hijos?

Durante el primer año de vida del niño, cuando éste siente un intenso afecto por su madre, se puede olvidar fácilmente cuán importante es el rol del padre. Su presencia, cercanía e interacción con el bebé pueden ser determinantes en el tipo de relación futura que se forje entre ambos, pero sobre todo, en el tipo de personalidad que el niño tendrá en el futuro.

A pesar de que los padres no tienen la experiencia física de la conexión con sus bebés “como sí la tienen las madres a través del embarazo y la lactancia”, ellos también pueden acercarse a sus hijos de una manera especial. Esto no sólo enriquece la relación padre-bebé sino que, a su vez, beneficia a toda la familia, ya que el padre puede fácilmente tomar el lugar de la madre cuando ésta necesite un descanso y así aliviarle el trabajo. La presencia masculina, sin embargo, va más allá de un simple apoyo ya que, como señalan las especialistas en estimulación temprana del Centro Learn and Play, ésta juega un rol muy importante en la crianza del hijo. “Por cuestiones de idiosincrasia se ha relegado a la figura del padre a un segundo plano, sobre todo durante el primer año de vida. Erróneamente se cree que el papá sólo debe secundar a la madre en algunos momentos, como si ellos también no fueran capaces de brindarle amor al niño que empieza a despertar a la vida. Algunas actividades simples crean en el pequeño conexiones a nivel neurológico y estimulan la actividad cerebral. Definitivamente, la figura paterna es importante para estructurar la personalidad del niño y para hacer de él un ser equilibrado y seguro en el futuro”.

Empezar antes del nacimiento

Poner la mano en la barriga de la esposa durante el embarazo y hablar con el bebé cada noche antes de acostarse puede ser un buen comienzo. Diversos estudios han demostrado que los bebés, estando en el útero, pueden oír sonidos y voces; incluso, algunas investigaciones sostienen que los bebés que han estado escuchando la voz del padre antes de nacer, la reconocen inmediatamente después del parto. Otra manera con la que el padre puede sentirse más cerca al bebé y establecer lazos tempranos con él se da a través de las visitas periódicas al doctor durante la etapa de embarazo de la madre.

Establecer lazos afectivos

El conocer tempranamente al bebé va a incrementar los lazos tempranos entre el padre y su hijo. El papá puede cargar a su bebé recién nacido, mirarlo a los ojos, acariciarle la piel, cantarle canciones de cuna y hablarle constantemente. El padre que establece esta relación íntima con su niño se sentirá más importante en la vida de su hijo y obtendrá una fuerte identidad como un padre competente.

Días de paternidad

Todos sabemos la importancia que tienen los días libres que las madres toman después del parto antes de volver al trabajo; sin embargo, pocos entienden que es crucial para los padres tomarse algunos días para conocer a su bebé de una manera más relajada. Ellos también necesitan tiempo para ajustarse a su nuevo rol y, si fuera posible, deberían de limitar su trabajo, evitando salir fuera de la ciudad durante los intensos primeros días.

Mantenerse en contacto

Una de las mejores formas de conocer a un bebé es familiarizándose con su llanto, sus sonidos, el lenguaje de su cuerpo, sus movimientos, sus muecas y las cosas que lo hacen sentir tenso o relajado. Como el padre no puede dar de lactar, el contacto piel a piel con su bebé es importante. Mientras esté recostado o relajándose en su sillón favorito, puede dejar al bebé en pañales y echarlo sobre su pecho desnudo de tal manera que el oído del bebé esté cerca de su corazón. Otra forma de establecer contacto con el bebé es durante el momento de darle el biberón, mirándolo a los ojos y hablándole suavemente.

En movimiento

Los bebés también gozan del movimiento. Diversos estudios sostienen que esto se debe a que ellos pasaron meses en movimiento en el útero cuando sus madres estuvieron en actividad. Para los padres, poner al bebé en el coche e ir a caminar después del trabajo puede ser un gran momento de conectarse con sus hijos. Asimismo, pueden cargar al bebé mientras ven televisión o arrullarlo a la hora de dormir.

Convirtiéndose en experto

El padre puede llegar a ser un maestro en el arte de cambiar pañales, bañar al bebé o confortarlo cuando está inconsolable a medianoche, sólo hace falta que tome la iniciativa. Después de todo, compartir algunas de las experiencias diarias del niño se convierte en la oportunidad perfecta para interactuar con él y así conocerlo mejor.

A su modo

Es importante que los padres confíen en su particular manera de hacer las cosas, la cual  puede ser muy diferente a la de sus parejas. Padres y madres tienen distintas maneras de educar a sus hijos y éstos se pueden beneficiar de los dos estilos. A un papá, por ejemplo, le puede gustar mucho tirarse al suelo y jugar con el bebé, mientras que la madre prefiere los momentos de quietud. Una mamá puede gozar leyéndole un cuento y el padre preferirá mecerlo mientras escucha su melodía favorita. Cualquiera que sea la manera, los padres deben recordar que lo más crucial es que interactúen con su bebé y que construyan un lazo fuerte que crecerá profundamente con el tiempo.

Guardar

Guardar

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *