Como aumentar las defensas de los niños

Se sabe que la desnutrición causa un gran deterioro en el sistema inmunológico, pues el organismo no puede defenderse de la agresión de los microorganismos, como tampoco responder a la aplicación de las vacunas, ya que no es capaz de fabricar anticuerpos. Los nutrientes derivados de las proteínas y carbohidratos, así como ciertas vitaminas y minerales, fortalecen el sistema inmunológico.

nutricion

La conexión entre nutrición e inmunidad se conoce desde la antigüedad. Hay escritos en la literatura hindú sobre el tema, que datan de casi 5,000 años atrás; incluso Hipócrates relacionó deficiencia nutricional con susceptibilidad a las infecciones.

Pero fue hacia finales de la década del 60 que comienzan los estudios serios para establecer las relaciones entre nutrición e inmunología, determinándose que la alimentación es un factor crítico que afecta la respuesta inmune del organismo frente a las enfermedades.

Según la nutricionista Geraldine Maurer, es importante que los niños obtengan de los alimentos que consumen proteínas y carbohidratos para que cuenten con un buen funcionamiento inmunológico.

“Una vez que culmina el período de lactancia exclusiva, es necesario enfocarnos mucho en una alimentación rica en proteínas (carnes, leche, huevos, menestras), carbohidratos y también en hierro (pollo, carne, hígado, cereal, avena, huevo, pasas). Los ácidos grasos omega 3 (contenidos en el pescado) también son nutrientes que fortalecen el sistema inmunológico.

En cuanto a las vitaminas, son muy importantes la A, que interviene en casi todos los procesos metabólicos y que previene la lesión de la mucosa gástrica (se encuentra en todos los hígados de animales, en la leche, los huevos, pescados como el salmón y en los vegetales de colores como la zanahoria y el pimiento rojo), la C (papaya, naranja, fresas, melón, mango, brócoli, pimientos, tomates y espinacas) y la D (en el salmón, la leche, la yema de huevo, el queso)”, señala la especialista.

Antioxidantes-probióticos- prebióticos

Los alimentos antioxidantes también son muy importantes para mantener un buen sistema inmunológico y evitar el daño de muchos tejidos. “Cuando respiramos generamos radicales libres y éstos pueden dañar los tejidos y generar cáncer o inflamaciones.

Los alimentos antioxidantes, que toman esos radicales libres y evitan la oxidación, los encontramos en los vegetales y las verduras rojas, verdes y amarillas, porque la vitamina A y el betacaroteno, así como la vitamina C, también actúan como antioxidantes.

Asimismo, algunas grasas o vitaminas que se encuentran dentro de lípidos, como la vitamina E, cumplen similar función. El selenio, por ejemplo, es un antioxidante muy potente que se encuentra en los pescados, cereales integrales, carne, hígado y lácteos.

Asimismo, el germen de trigo y las nueces también contienen antioxidantes”. Por último, los llamados alimentos probióticos y los prebióticos son un factor de protección inmunológica importante.

“Los probióticos son los lactobacilos que tiene el yogurt por ejemplo, los cuales mejoran la flora intestinal y evitan que los microorganismos patógenos se adhieran al tejido celular del intestino. El consumo tanto de probióticos –que también se encuentran en productos como los reconstituyentes de la flora intestinal y frutas como el yacón– como de prebióticos –en las fibras que contienen las frutas– son las dos clases de sustancias que mejoran la flora intestinal y que sirven de alimento para los lactobacilos positivos que tenemos en el tracto digestivo”, sugiere la nutricionista.

Según su opinión, tener una flora intestinal intacta es una protección fantástica para proteger el sistema inmunológico, pues por ahí ingresan las infecciones, sobre todo en niños por ese mayor contacto que tienen con la suciedad, el piso y otros agentes patógenos.

Cuando se usan corticoides

Los corticoides son sustancias que muchos niños deben tomar por diversas afecciones –la más conocida: el asma–. Según los especialistas, la ingesta prolongada de corticoides en niños reduce el funcionamiento de su sistema inmunológico y por este motivo se debe tener especial cuidado en su alimentación. Ésta debe ser muy balanceada, evitando, principalmente, los azúcares y la llamada “comida chatarra”.

Guardar

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *