Adolescencia : Cuidando la espalda de los chicos

Durante la adolescencia es justamente cuando se presentan los problemas de columna que más adelante traerán serias consecuencias, y todo gracias a las malas posturas que tomamos día a día sin saberlo.

salud-espalda

Al llegar a la pubertad, muchos jóvenes empiezan a desarrollar una mala postura debido a que durante la temprana adolescencia, los huesos crecen antes que los músculos se hayan desarrollado en su totalidad; por ello no siempre tienen la fuerza para sostener el cuerpo completamente erguido.

Como explica el neurocirujano Carlos Trelles, “en un primer momento su encorvamiento no les va a producir mayor alteración,
pero con el tiempo esa postura va a generar una tensión anormal en los músculos de la espalda alta e incluso en la región cervical, produciendo mucho dolor”.

Por ello es muy importante la prevención en la pubertad. Como sostiene el doctor Trelles, al llegar a esta etapa es recomendable
que los padres lleven a sus hijos a consulta con un neurocirujano, un ortopedista o algún especialista en biomecánica de columna para que sean sometidos a un minucioso examen.

Lo ideal es que este reconocimiento se haga por lo menos una vez al año. “Gran parte de las patologías como la escoliosis, la cifosis o joroba, o la hiperlordosis –cuando la columna es muy quebrada– se pueden corregir si se diagnostican tempranamente con una terapia que refuerce la musculatura que está a cargo del sostén de la columna vertebral”, señala el doctor Trelles.

Para evitar que un niño se encorve y corregir su postura es recomendable hacerle entender que, más allá de lo estético, el mantenerse erguido será beneficioso para su salud y su vida futura.

Es bueno que lo sepan

  • La mochila: Lo ideal es que lleven sus útiles escolares en una maleta con ruedas y no cargándola, para que la columna, que no está todavía completamente formada, no sea sometida a una carga de trabajo anormal.

    • La computadora: La pantalla debe estar a la altura de los ojos y el niño debe sentarse justo frente a ella, derecho, con los glúteos bien pegados a la parte posterior de la silla y con la espalda en 90 grados con respecto a las piernas. El teclado debe estar en la misma dirección de la pantalla y no en posición oblicua.

    • La mesa de trabajo: En lo que respecta a su altura, lo ideal es que
    quede justo donde termina el esternón. De esta manera evita que el niño se doble para escribir.

    • Al ver televisión: Lo ideal es que lo hagan, o bien sentados o, en todo caso, echados sobre la cama. De lo contrario someten su columna a una carga anormal, lo que origina que sufran los músculos.

    • Al practicar deporte: Antes de iniciar alguna actividad deportiva es necesario contar con la evaluación de un especialista para evitar que una mala práctica dañe la columna.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *